miércoles, 14 de diciembre de 2005

Fillers (y 2)

Continúo con breves comentarios sobre algunos de los fillers que más me gustan. Si no tienes ni idea de qué estoy hablando consulta la primera parte del artículo.

Don



Primer autor que repite en esta selección de fillers: Michael Schacht, autor de Coloretto.

De los juegos alemanes se dice que muchos de ellos tienen el tema pegado. En el caso de Don esto se hace patente al ver sus dos ediciones: la alemana, editada por Queen, trata sobre gánsters que se intentan hacer con el control de la ciudad de Chicago. La edición francesa, editada por Asmodée, se llama Serengeti, y, siendo el mismo juego que Don, trata sobre la venta de obras de arte africanas (¿¿¿???).



Dejando aparte el tema del tema (si se me permite la aliteración) Don es un juego con una mecánica muy interesante. En esencia se trata de conseguir cartas de un mismo colora través de una subasta. Cuantas más cartas de un color, más puntos se conseguirán. (se usa la típica tabla de puntuación por números triangulares).



Lo interesante en Don es cómo funciona la subasta. Las cartas que se consiguen tienen un número de 0 a 9. Cuando el jugador hace una puja en la subasta, no puede pujar cantidades iguales o que contengan esos números. Por ejemplo, un jugador que tenga las cartas con los números0, 2 y 3, no puede pujar 2, 3, 10, 12, 13, 20, 22, etc... Este mecanismo hace que las pujas sean muy tensas, y es un excelente sistema de equilibrio, porque a medida que un jugador consigue cartas, cada vez le es más difícil ganar las subastas siguientes.

Fettnapf



Antes de empezar, un aviso: nunca he jugado a este juego... así que mis apreciaciones pueden cambiar en el futuro, cuando haya tenido oportunidad de jugar al menos una partida.

Me llamó la atención sobre él un comentario en el que decían que era "el Geschenkt de Essen 2005".

El juego consiste en ir poniendo cartas en una pila común, e ir sumando los totales. Cuando llegue el total pase de 30, entonces se resta hasta pasar de 10, a continuación se empieza a sumar de nuevo hasta llegar a30, y así sucesivamente. Aparte de las cartas de número que se juegan en la pila común, los jugadores tienen y van ganando cartas de isla,que tienen los valores desde el 10 hasta el 30 (precisamente los números entre los que va oscilando el total de la pila común). Cuando un jugador anuncia un total que corresponde con alguna de las cartas de isla de otro jugador, éste la enseña y el jugador debe robar una carta de metedura de pata. La partida acaba en el momento en que un jugador roba su cuarta carta de metedura de pata, y el ganador es el que tenga menos de éstas.



En Fettnapf la memoria tiene una importancia que no acostumbra a ser usual en los juegos. Sin haberlo probado es difícil llegar a una conclusión clara, pero parece que este hecho, el uso de la memoria, es precisamente lo que le da el punto original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails